¿Qué es el Ransomware? El Ransomware es ese tipo de malware que entra a los dispositivos, los infecta, y bloquea sus datos a la espera de que el afectado pague el rescate para desbloquearlos. Según el 6to informe de Ciberpreparación de Hiscox, el 48% de las empresas recibieron un ataque de malware durante el pasado año 2021. Otros datos relevantes del informe son que, el coste medio de los ataques aumentó a los 15.300 euros, y que una de cada cinco de las empresas dicen haber recibido un ataque de Ransomware.

El 64% de las organizaciones que recibieron un ataque de Ransomware, pagaron el rescate. Una cifra muy elevada, de una actividad no recomendable, con esta práctica, se está fomentando este tipo de ataques. Aparte, solo el 24% de estas empresas recuperaron sus datos, y casi la mitad volvieron a ser atacadas. Entonces, ¿Qué hay que hacer? Lo recomendable es no pagar, ya que, pagar no garantiza en ningún caso la recuperación de los datos.

¿Por dónde entra el “Ransomware”, y cómo evitarlo?

Principalmente, entra por Correo, seguido de espacios de compartición en la nube. Entra como un fragmento de código oculto en un archivo o enlace, al cual, si el usuario hace clic, o lo descarga, se infecta el dispositivo. Por eso, es importante tener cuidado con sitios web, o correo sospechosos, y no abrirlos. Algunas recomendaciones para proteger los dispositivos son:

  • No abrir archivos adjuntos sospechosos: Cómo se ha dicho, el correo electrónico es una de las principales vías de entrada de malware, y los hackers lo usan para enviar archivos maliciosos como adjuntos en los correos.
  • No abrir enlaces sospechosos: El “Ransomware” también puede entrar oculto en enlaces maliciosos, así que tampoco sigas el hilo a enlaces que llegan por vías no seguras. Es importante inspeccionar de cerca los enlaces, correos electrónicos u otros mensajes que se reciben y asegurarse de que provengan de una fuente confiable antes de interactuar con cualquiera de sus contenidos
  • Hacer copias de seguridad: Hacer copias de los datos es una práctica muy recomendable, ya que en caso de ser víctimas de un ataque de ransomware, se podrá usar la copia de seguridad para recuperar los datos sin tener que pagar su rescate.
  • Tener el software siempre actualizado: Las actualizaciones de los programas siempre incluyen parches de seguridad a las vulnerabilidades que se van detectando. Por esto, es importante tener siempre la última versión de todos los programas, para así ofrecer la máxima resistencia a los ciberdelincuentes para encontrar una brecha de seguridad.

Para evitarlos, la mejor manera es usar un MFT como Tranxfer y así tener un canal seguro para el intercambio de archivos, tanto dentro como fuera de la empresa.

Tranxfer ofrece un canal para el intercambio de información, con encriptación end-to-end, trazabilidad, DLP y muchas otras funcionalidades qué garantizan que ningún fichero que llegue por este canal, sea malicioso. Puedes solicitar una demo aquí.